¿Cómo dejé la obesidad en el 2016?


Pequeños grandes cambios que hacen la diferencia. Ese es el secreto, o por lo menos ese es mi secreto y se los quiero compartir.

Enero se presta para reflexionar acerca de todo lo que evolucionamos en un año, podemos analizar las cosas nuevas que queremos hacer, poner en la mesa sueños y metas e intentar conseguirlos. El año que pasó para mí fue de acomodamiento, comenzaron a encajar varias piezas en su lugar.

Como saben muchos en el 2016 dejé la obesidad, y aunque es verdad que comencé el Método Cambridge, también es cierto que modifiqué, o más bien reaprendí (y sigo haciéndolo), muchísimas cosas que me llevaron a entender que todas las dietas sirven pero al mismo tiempo ninguna sirve. Explicado de manera sencilla lo que quiero decir es que si no cambias tu actitud y si no borras la información del chip y lo reprogramas, nada, absolutamente nada te va a funcionar a largo plazo.

Hoy quiero compartirles parte de ese reaprendizaje y aquí les dejo los cambios que hice:

1.- Dejé de estar a dieta. Estoy cambiando mi estilo de vida y estoy trabajando para quitar los malos hábitos de ella. Entendí que el objetivo no es castigarme por estar gorda ni regañarme por comerme una rebanada de pastel o por tomarme un vaso de refresco. El punto es cuidarme, explicarme a mí misma las veces que sean necesarias, que ese vaso de refresco me va a hacer mucho daño. El objetivo es apapacharme, quererme y demostrármelo nutriendo a mi organismo.

2:- Me sigo de largo cuando paso por el Oxxo. Casi todos los días regresando del trabajo paraba en el Oxxo y compraba refresco, chocolates, papas, chocorroles y lo que fuera que se me antojara en el momento. Era prácticamente algo que formaba parte de mi rutina. ¿Por qué lo hacía? ¡Quién sabe! Realmente aún no lo entiendo al 100% aunque creo que era una forma de “consentirme”, un decirme “te mereces ese vaso de Coca-Cola y ese chocolate”. Entonces cambié el enfoque y me hice la siguiente pregunta: “¿Mereces tener diabetes?” Obviamente la respuesta es simple y llanamente ¡NO! Y por si eso fuera poco me pregunté “¿Vale la pena gastar más de $50 al día en chucherías?” Si hacemos cuentas me gastaba un buen dinero en hacerme daño. Así que empecé a irme de largo y ya no me detengo en el Oxxo.

3.- Cambié el refresco por agua. Vi el documental de Super Sizeme (se los recomiendo https://www.youtube.com/watch?v=TRw4iskbx44&t=249s) y reflexioné después de verlo que yo solita podía tomarme 2 litros al día de Coca-Cola. Sí, ¡yo solita! Es de miedo, ¿no? Como médico sé lo que eso le hace a mi cuerpo así que no había excusa para seguirlo tomando, así que junto con el propósito de no parar en el Oxxo y con el hecho de que me encanta el agua simple, eliminé la Coca-Cola de mi vida diaria. No les mentiré, los primeros días fueron difíciles, pero hoy puedo decirles que la prueba está superada.

4. Eliminé las carnes rojas de mi vida. Precisamente este mes cumplo un año de ya no comerlas, ni res, ni cerdo, ni borrego, ni cualquier tipo de carne que provenga de un mamífero. Mis razones para dejarlas van muchísimo más allá del hecho de hacerlo por salud, sin embargo esta decisión ha tenido un impacto positivo en mi nutrición.

5. Agregué frutas y verduras en mi dieta. Les seré honesta, había ocasiones en que podía pasar una semana sin consumir una fruta. ¡Eso es terrible! Nuestro cuerpo las necesita, junto con las verduras, para nutrirnos, para mantenernos sanos, fuertes y con las defensas necesarias para no enfermarnos tanto ni tan grave. Debo confesarles que el punto anterior (dejar las carnes rojas) me ha ayudado muchísimo a valorar la gran diversidad de frutas y verduras que hay en nuestros mercados.

6. Duermo más de 7 horas diarias. No dormir lo suficiente engorda. Nuestro cuerpo está diseñado para descansar en la noche, tenemos ciclos reguladores hormonales que podemos dañar/alterar si no lo hacemos. Antes me enorgullecía decir que podía sobrevivir durmiendo solo 4 o 5 horas en la noche, ahora sé el inmenso daño que me hago sino duermo mínimo 7 horas. Así que ahora hasta tengo una alarma programada que me avisa cuando debo irme a la cama.

Todos estos cambios han sido grandes pasos para mí, con algunos ya llevo un año y con otros apenas 6 meses, los resultados en mi cuerpo, en mi energía y en mi peso han sido sorprendentes. Te invito a probarlo durante un mes y te garantizo que querrás hacerlos parte de tu vida diaria por las magníficos resultados que verás.


#motivación

2 vistas

Veracruz, Ver.

dralorenaherrejon@hotmail.com

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

© 2023 by Alison Knight. Proudly created with Wix.com

 

Médico Especialista en Obesidad

Nutrición Vegana y Vegetariana